Realmente, debería haber llamado a este artículo como SEGUNDA PARTE del anterior pero ya está y más importante es la información que lleva.

Bueno, en este artículo quiero hablarles un poco más sobre las montañas sagradas o bien llamados ACHACHILAS Y AWICHAS...

dentro del mundo andino y aymara, la veneración y respeto a las montañas juega un papel trascendental dentro del mundo religioso y espiritual, no es demás decir, que es parte de su vivir del aymara y andino. Muchas de sus actividades y cotidianidades está sustentada en este aspecto de ver las cosas.



Algunos podrían decir que es mitológico pero sea así o no, es una realidad quienes vemos de cerca esto y quienes llevamos estas raíces andinas.

La modernidad ha llevado a muchos de disentir con sus raíces y cultura, pero debemos ser honesto que, aún cuando el aymara o andino llegara a la luna este, siempre sentirá el mismo verbo de sus raíces. Seguro, tendría la misma reverencia y respeto por las montañas lunares o donde se halle. Es algo genético, se lleva en la sangre y por eso, porque tiene profundas cercanías con el suelo, la naturaleza.


Volviendo al tema, cuando se usa la palabra ACHACHILA Y AWICHA su significado gravita en dos definiciones claras y que se complementan uno a otro.

La palabra ACHACHILA (se pronuncia de igual forma que se lee) tiene dos significados: Abuelo o anciano, patriarca, anciano respetable, pero también puede ser progenitor, antepasado, antecesor y ancestro. Ahora en el plano espiritual tiene una connotación profunda pues significa ESPIRITU ANCESTRAL, DIVINIDAD DE PRESERVAR Y CUIDAR LAS MONTAÑAS. Citaré un ejemplo práctico: "Illimaninquiri achachilaj wali munañaniwa...(El espíritu ancestral del Illimani es muy poderoso)".

La palabra AWICHA (se pronuncia de igual forma que se lee) que tiene dos significados: abuela, bisabuela, mujer anciana y en otros casos según el contexto antepasada, antecesora. Ahora en el plano espiritual significa ESPIRITU ANCESTRAL FEMENINO QUE SE ENCARNA EN EL FUEGO Y LAS MONTAÑAS.

Creo que hemos contextualizado con su significado y la extensión de la misma en la lengua aymara y en el mundo andino.

Ahora, dentro del mundo espiritual y religioso, considerar a las montañas,cerros, cuevas, rios y peñas como ACHACHILAS y en otras AWICHAS, como depositarios de sus antepasados y en ella se halla el espíritu de sus antecesores y al mismo tiempo se convierten en guardianes de sus vidas o hijos vivientes, sus nietos, etc. Que esas montañas velan y tutelan a su prole viva por los años de los años.

Espero hasta aquí haya sido claro en esta parte del relato de su origen y trascendencia en el mundo andino.



En esta otra parte explicaré de manera sencilla que dentro de los achachilas existe existe que algunos son mayores y otras menores, según la región y la importancia que jugó cada lugar en dar origen a las poblaciones o gente de naciones.

Por ejemplo, el ILLIMANI, tiene más de 6500 m.s.n.m. y según las tradiciones, se dice que era la montaña preferida del señor HUIRAKHOCHA y que de ella nacieron las grandes poblaciones de la región. Según las tradiciones cuenta que tuvo un problema con la montaña del MURURATA, ante tales celos, Illimani se quejó al señor HUIRAKHOCHA y comprendiendo la magnitud del celo del Mururata, de un hondazo el Mururata descabezó a la envidiosa quedando truncada su cabecera la montaña del mururata. Esa cúspide cortada fue a parar a la región de Oruro, se depositó en esas planicies a lado de otra montaña elevada y respetada del SAJAMA.

Una de las montañas de gran respeto y depositaria de riqueza emblemática es el HUYNA POTOSÍ, se halla en el departamento de POTOSÍ al suroeste de Bolivia. En ella se halló una inmensa veta de yacimiento mineralógico que es la plata que hasta el día de hoy se sigue explotando. bueno, mi tema no es hablar de minas y demás cosas sino contextualizar y sintetizar sobre este tema de la veneración de las montañas llamandoles ACHACHILAS.


Esta veneración y respeto a las montañas y cerros hasta el día de hoy pervive, pues todos los jueves de la primera semana del mes reducidos indígenas aymaras YATIRIS, KALLAWAYAS, SACERDOTES AYMARAS suben a las montañas a rendir homenajes e implorando cuidados para todos los pueblos aymaras y quechuas, pueblos del mundo a los ACHACHILAS, AWICHAS Y WAC'AS.

Este hecho me lleva a mostrar algunas cosas que he observado aun dentro de las familias aymaras, que el respeto por los abuelos y abuelas es muy profundo, pues en ellos cuando les ven encarnados en su vejez y canicie a los achachilas y awichas del mundo andino. Los nietos aymaras siempre asumen sus responsabilidades con sus antepasados por cultura y ley moral de la vida, pues saben que sus abuelos se positaran al tiempo de su muerte ese espiritu en las montañas, cerros, cuevas, rios y peñas, por eso el inmenso respeto por ellos en vida, de brindarles su cuidado. Algo que ví con mucho respeto y deseos de contarles, dentro del círculo aymara genuino cuando hay descuido de los hijos por sus padres, la comunidad les llama la atención y son amonestados públicamente, y eso significa una verguenza a la familia si llegó a esos extremos, por eso los hijos y nietos siempre buscan asumir sus responsibilidades con sus antecesores y de ahí surge el respeto profundo al tiempo de la muerte del abuelito que su espíritu seguirá cuidándoles y guiándoles en los caminos de la vida. cómo me gustaría que este tipo de cultura en sus valores trascendiera a otras latitudes del mundo y de esa forma preservar el respeto profundo por nuestros abuelos y abuelas de la familia.

Bueno, amigos de la bendita red, hasta aquí este microrelato de la cultura de mis antepasados y decir con mucho orgullo, ES MI CULTURA, el ser andino, aymara, kolla, paceño y sobretodo boliviano.


Sinceramente...

eliass